image

El lema “Felipe, acelera, que llega la tercera” fue uno de los más coreados por las miles de personas que se manifestaron en Madrid por la III República.

El pasado 14 de abril, con motivo del 84 aniversario de la proclamación de la II República, la bandera tricolor no dejó de ondear en el centro de la capital española en todo el día. Pero no solo hubo manifestaciones en Madrid, sino que fueron más las ciudades españolas que se unieron a esta celebración. Ciudades como Valencia, Pamplona, Barcelona o León también llamaron a sus ciudadanos a la calle para que se movilizasen por la lucha de una causa común a todos sus seguidores: la proclamación de la III República y el fin de la monarquía española.

Esta movilización fue convocada por la Junta Estatal Republicana y contó con el apoyo de algunas organizaciones políticas como Izquierda Unida, el Partido Comunista o Izquierda Republicana. En ella participaron además dirigentes políticos importantes como Cayo Lara, José Luis Centella o Willy Meyer, entre otros, así como grupos sociales y sindicales en defensa de los trabajadores y de la memoria histórica. Sin embargo, quien no asistió a este acto, a pesar de todo el revuelo que se ha generado en torno a este partido, fue Podemos, dirigido por Pablo Iglesias. Cuando se le preguntó en una rueda de prensa si se adherirían a esta movilización el martes 14 de abril, la respuesta por parte de su secretaria de Coordinación fue la siguiente: “el martes estaremos trabajando como hacemos todos los días para ganar las elecciones al PP. Creemos que es el mejor homenaje para todos los que han luchado por la democracia. El mejor homenaje es seguir trabajando mañana, día 14 de abril”.

Durante toda la manifestación, los participantes de este acto no dejaron de corear lemas como: “Queremos la bandera que tiene tres colores, queremos la república de los trabajadores”, “Felipe acelera que llega la tercera” o “España, mañana, será republicana”. Este último fue uno de los cánticos clásicos más repetidos por los miles de manifestantes que se agolparon en defensa de este sistema de gobierno. Sin embargo, a pesar del gran número de seguidores con el que ha contado este año, este no ha sido tan numeroso como en actos de años anteriores, sobre todo si se compara con el número de manifestantes de los dos últimos años, 2013 y 2014, cuando consiguieron abarrotar la Puerta del Sol.

Pero a pesar de sus esfuerzos y movilizaciones sus propuestas siguen sin ser escuchadas; sus necesidades, las necesidades de un pueblo que pide un cambio inminente ante la nefasta gestión política y una democracia que no funciona, siguen sin ser tomadas en cuenta. El propósito de este gran colectivo que cada vez cuenta con más adeptos es la abdicación del rey Felipe VI y la proclamación de la III República, algo que, a día de hoy, continúa siendo un imposible puesto que no se les da ni voz ni voto en las urnas. Y nunca mejor dicho. ¿Para cuándo una votación en la que los ciudadanos, el pueblo que realmente mantiene a flote este país trabajando cada día con el sudor de su frente, pueda ser libre de opinar y decir quien quiere que le represente? No tenemos la forma de gobierno que queremos, ni la que hemos elegido; tenemos que dejarnos gobernar por un sistema que se nos ha impuesto sin ni siquiera preguntar al ciudadano si les parece bien, si están conformes o si necesitan un cambio.

¿Hasta cuándo tendrán que luchar y dejarse la voz para ser escuchados? ¿Cuándo llegará el día en que los ciudadanos de a pie, aquellos a quienes nunca se les escucha por tener unos ideales diferentes a la mayoría, puedan ser libres de decidir su propio destino político?

Amor Luna

Categories: Sección protesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *